FILANDON

Filandon es de esos restaurantes que desde que abrió me moría por ir  a conocerlo y llego el día, se encuentra a escasos minutos de Madrid (en la carretera de Fuencarral-El Pardo, en pleno monte del Pardo) donde se puede disfrutar de un entorno único.

Es un restaurante de líneas sobrias con la naturaleza. Materiales como hormigón, piedra y madera, son los componentes  de este fantástico lugar que surge entre lo maravillosos jardines, terrazas y porches. Se definen como un “restaurante en plena naturaleza dentro de la ciudad”.

Cuentan con varios luminosos comedores , muy amplios, perfectos para ir con grupos de amigos, familia o niños. La decoración es rústica , sobria pero moderna y con estilo, mucha mezcla de maderas y acero, mesas y sillas de maderas, bodegones de decoración , chimeneas , mires donde mires ves pequeños detalles que hacen las estancias mas acogedoras.

También tienen jardines, un porche, perfecto par el buen tiempo, te da la sensación de estar en una casa en medio del campo lugar idóneo para ir con niños, donde pueden corretear y divertirse.

Cuentan con una carta que no es muy extensa pero completa, para todos los gustos, entrantes para compartir, ensaladas, arroces, pastas, carnes y pescados (de las pescaderías Coruñesas muy conocidas por la calidad de sus mariscos y pescados recién traídos de las costas gallegas)

Son paltos sin grandes prestensiones ni complicadas elaboraciones pero con una gran calidad en su materia prima, realmente una maravilla, nosotros pedimos unas riquísimas croquetas de carabineros, verduritas en tempura, unas rabitas de calamar de anzuelo, que para son bastantes difíciles de encontrar buenas en Madrid y he de decir que estaban ricas todo esto fue para compartir. De segundo pedimos arroz meloso con almejas, que estaba increíble pero recomiendo que lo pidáis para compartir por que la ración era grandísima y como no es obligatorio pedir aquí pescado así que pedimos pixín y rodaballo que simplemente estaban espectaculares. Son grandes cantidades así que no pudimos ni llegar el postre 🙁

Luego nos sacaron una carta de gintonics y whiskis, también tenían mojitos y todo muy bien de precio, nos ofrecieron movernos a tomarlo a un sitio mas tranquilo donde estuvimos más tranquilos, tenemos destacar el trato de todo el equipo ya que es excepcional, cuidan todos los detalles y están muy atentos hacer que tu estancia sea estupenda.

Solo os podemos decir que merece la pena que os escapeis a este oasis muy cerca del centro de Madrid por que merece mucho la pena 🙂

 

 

image

image

image

image

image

image

image

image

 

image

image

image

image

image

image

image

 

image

image

image

image

Aceitunas aliniadas

Verduritas y carabineros en fritura

image

image

Rabitas de calamar de anzuelo con o sin huevo frito

image

Croquetas de carabinero

image

Arroz meloso con almejas

 

image

image

image

Rodaballo

image

image

Pixín

image

image

 

image

image

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *